Abadía de Villers-la-Ville

Echémosle la culpa a una catenaria. Iba a ir como el ser de luz que soy a Bruselas a comprar una ropa térmica que necesitaba para estos meses fríos que se nos vienen, cuando me dijeron en la estación que debía tomar otro tren -uno que iba a Ottignies, y ahí enlazar- debido al daño de marras. ¡Cuál no sería mi sorpresa al encontrarme a mis amigos de frente al subir!

“¿Sí, buenas?” les dije

“Ay, vamos a un castillo hoy en clase de francés. Péguese, Mari se acaba de pegar” me dijo Toña.

Leí el nombre y…”What? Obvio sí! Esta era la piedra milenaria que les dije que había visto de camino hacia acá, cuando vinimos por esa otra ruta del tren!” De una, y me senté con ellos.

Así que sí, mi voluntad de ……… terminó llevándome junto a mis compañeros a Villers-la-Ville, sede de una de las más poderosas abadías benedictinas/cistercienses de Europa en la Edad Media; que en su apogeo llegó a tener 10.000 hectáreas de tierra entre Namur y Amberes. Según cálculos hechos muy a mano alzada (no nos dio ni para servilleta) y serios estudios hechos por este equipo de estudios económicos mientras el tren iba llegando a la estación de Villers-la-Ville, como media Bélgica les llegó a pertenecer; pero, como las cosas no duran, la Revolución Francesa trajo el final de la Abadía, que fue abandonada por los monjes y sus piedras vendidas por los revolucionarios.

Sólo quedan las ruinas, góticas y románicas, para deleite de propios y extraños; que pueden visitarla (página aquí) en una corta excursión de menos de un día en tren desde Louvain-la-Neuve que incluye una caminata de como 2km, para que se animen y preparen de una vez.

La Abadía tiene planta de cerveza, y su fundación es anterior a la Catedral de Notre Dame y al Imperio Inca, como muestra la línea de tiempo que se extiende desde el Centro de Visitantes hasta la llegada de las ruinas, que muestra los eventos de la región y el mundo en las fechas en que la abadía estuvo activa.

Ya al entrar, los visitantes podemos caminar entre las ruinas del complejo y los jardines, de los cuales hay uno medicinal, un claustro y una huerta; y al final, poder tener una vista del espectacular complejo, y sólo imaginar cómo sería si hubiera llegado hasta nuestros días.

Les dejo más fotos por aquí:

This entry was published on November 10, 2021 at 9:00 am. It’s filed under Diario de Viaje and tagged , , , , . Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

2 thoughts on “Abadía de Villers-la-Ville

  1. No sabía de la existencia de esaabadí tan milenaria y especialmente, tan grande! Qué terratenientes eran los cisterciences

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: